Uaeméx, su propuesta: crear un “Superconsejo Universitario” y la ausencia de representación

Dice el refrán que “no hay plazo que no se cumpla…” y después de casi un año llegó a la Legislatura local la propuesta de Ley de de la Uaeméx trabajada por las autoridades universitarias, pese a ello buena parte de sus estudiantes dice no sentirse representados por ninguna de las opciones

Ayer 10 de abril la Universidad Autónoma del Estado de México (Uaeméx) montó todo espectáculo (literal había grupos musicales y cosas así) para hacer entrega de su propuesta de Ley de la Uaeméx en reacción a lo hecho por los diputados de la fracción parlamentaria de Morena en la Legislatura local la semana pasada; el evento iba tal cual lo esperaban aunque al final se salió de control, universitarios opositores al rector lo encararon, persiguieron y hostigaron a su salida de la Cámara de Diputados estatal hasta que fue rescatado por personal de seguridad institucional que lo subió a una motocicleta (sin casco y en sentido contrario) para el escape sin poder eludir la grabación en video del momento.

De la misma manera en que la semana pasada me dispuse a hacer el análisis de la propuesta de Morena, en esta ocasión solicité al área de comunicación una copia del documento entregado a la Legislatura, muy amablemente me remitieron a una dirección web en la que está a disposición de quien quiera conocerlo y revisarlo (aunque a título personal no creo que sea el documento entregado sino una versión publica al no incluir considerandos ni cuestiones mínimas de técnica legislativa, y eso que no soy abogado).

Como sea, la Uaeméx entregó su propuesta de cambios a la Ley de la Universidad en el marco de una campaña en torno al concepto (a mi juicio erróneo, ya también lo analicé la semana pasada) de autonomía universitaria que no ha dado los mejores resultados para la imagen de la institución y, en consecuencia, para la del rector Alfredo Barrera Baca (de lo contrario no habría tenido que salir huyendo de la Legislatura local).

Anuncios
La propuesta de la Uaeméx

De entrada el documento es más bien la Ley de la Universidad Autónoma del Estado de México vigente pero con las modificaciones propuestas resaltadas en un color verde-amarilloso complicado de leer (por los tonos imagino que impreso debe ser más difícil aún) pero que deja ver la cantidad de cambios que pretenden hacer, muchos de ellos son “cosméticos”, otros más para darle la apariencia de una propuesta que atiende temas de integración de género y cuestiones así; pero los más trascendentales son cuatro a los que hay que poner especial atención en el análisis:

  1. Desaparece la figura del Rector
  2. Se abre la posibilidad de reelección tanto en la Rectoría como en todas las escuelas, facultades y organismo académicos
  3. Se le dan facultades a la Universidad para “hacerse de recursos adicionales” a los que recibe de los gobiernos estatal y federal y
  4. La ampliación de exención de impuestos municipales y estatales.

Yendo de lo menos a lo más, hay cambios interesantes como esta forma narrativa de la integración que si bien trató de evitar los molestos e innecesarios desdoblamientos del lenguaje (el clásico y cada vez más tristemente común “los y las”) no escapó de algunos de ellos sobre todo para referirse a “los consejeros y las consejeras”, cambios que en esencia no afectan lo ya establecido en la Ley vigente.

Lee también: Reforma a la Ley de la Uaeméx y la defensa de la “autonomía universitaria”

También se puede ver un extraño interés de agregar como parte de los fines de la Universidad el “Promover la cultura física y el deporte”, y digo extraño porque no sé si sea tan importase para una institución como la llamada Máxima Casa de Estudios de la entidad el convertirse en promotora del deporte y la cultura física, uno pensaría que ya para eso existe el Instituto Mexiquense de Cultura Física y Deporte, pero en fin, igual no es suficiente.

La transparencia sí es considerada en esta iniciativa, hay que decirlo, pero en un sentido muy somero, apenas tangencialmente se menciona en las atribuciones de la institución “Fomentar una cultura de ética y legalidad en la que se garantice la transparencia, el acceso a la información y la rendición de cuentas”, además de incluir como requisito para ser Titular de la Rectoría la declaración conocida como “3 de 3” (patrimonial, de intereses e impuestos) o al final en lo referente a la Contraloría Universitaria son lo único.

También un sentido positivo, agrega unas líneas al Artículo 8 que plasman la obligatoriedad de la Universidad para fortalecer la relación de los trabajadores con la institución a través de agregar que las autoridades “protegerán y garantizarán” los derechos laborales o los de servicios profesionales y considerando la Ley Federal del Trabajo así como la legislación universitaria.

Pero respecto al primer punto, señalado anteriormente, la propuesta de Ley presentada este miércoles pretende desaparecer la figura del Rector como tal y la sustituye por la de “Titular de la Rectoría”, aunque parece un simple cambio de nombre en el fondo no lo es porque sería quizás la única universidad que no cuenta con esta figura, aunque tendría las mismas atribuciones y facultades que tiene el Rector, frente a otras instituciones y en eventos oficiales quizás no sea considerado como un igual entre sus pares, demeritando a la propia Uaeméx.

El segundo punto, el tema de la reelección ha sido muy mencionado en medios de comunicación como el principal cambio a la institución (aunque no el más importante, a mi parecer); la propuesta es que el ahora “Titular de la Rectoría” dure en el cargo cuatro años y luego pueda participar en un proceso de reelección que no implica un proceso electoral sino de ratificación, la diferencia es que en el primero tendría que contender contra otro aspirante y en el segundo simplemente se le pregunta a la comunidad si quieren que la persona se mantenga en el puesto cuatro años más, sin posibilidad a otros contendientes al menos en ese lapso y lo mismo aplicaría para directores de escuelas, facultades y organismos académicos.

Anuncios

Por si esto fuera poco, tampoco corrige la peculiaridad de que la votación de la comunidad universitaria no es vinculante con la votación en el Consejo Universitario (cosa que ocurre actualmente), es decir: la comunidad de una escuela puede votar en contra de un aspirante a Rector (o en su caso a la ratificación del Titular de la Rectoría) pero el voto que vale es el del consejero que representa a dicha comunidad, por lo que si este decide votar a favor nada se lo impide; además de que la comunidad en cuestión jamás se entera del sentido de la votación de su representante, lo que abre la puerta a más corrupción.

Si a eso le sumamos que también los directores se mantienen en el cargo durante cuatro años con posibilidad a cuatro más, todo se vuelve un juego de componendas de poder en el que a los grupos pugnarán por los puestos de lección para mantenerse en los cargos mientras que se elimina la disidencia porque pelearse con un director o el Titular de la Rectoría implicaría posiblemente el fin de una carrera académica o profesional; en realidad, si ve detenidamente, es una velada ampliación de periodo para el ejercicio del cargo disfrazada de reelección.

El tercer punto es mi juicio el más interesante y peligroso. Suponiendo sin conceder que se aprobara íntegra esta ley, le daría facultades y atribuciones a la Uaeméx para funcionar a modo de empresa privada ofreciendo los servicios, productos e instalaciones de la institución a gobiernos y particulares (empresas) ocasionando, socialmente, una competencia desleal con empresas locales mexiquenses y un espacio para componendas más graves que las de la llamada “estafa maestra“.

Si a lo anterior le agregamos que las autoridades directivas pueden mantenerse ocho años en el cargo y que la única posibilidad de remoción es que ellos mismos voten mayoritariamente para sacarse entre sí de su cargo, entonces tenemos la mezcla exacta para que la impunidad y la corrupción florezcan en la máxima casa de estudios que, además escudada en el discurso de una “autonomía universitaria” malentendida y que con esta reforma se consideraría “plena”, podría llegar a límites insospechados.

Lee también: Me Too Uaeméx, esto es para ti que te atreviste a denunciar…

Se entiende que la idea busca aliviar la actual situación administrativa y financiera que vive la institución pero lo cierto es que mientras no haya muestras de que internamente, de motu propio, se piense investigar y llegar hasta las últimas consecuencias en los casos de corrupción ya denunciados y conocidos, no se puede confiar en que las autoridades no abusarán del enorme poder que les concedería una reforma como la que proponen.

El cuarto punto que tiene que ver con la ampliación a la exención de impuestos estatales y municipales, una cuestión que (por si ustedes no lo sabían) ya existe. Actualmente la ley indica que la institución no tiene ninguna obligación tributaria en el estado o los municipios respecto a su patrimonio, los servicios tendientes al cumplimiento de su objeto y fines así como “los actos, hechos o situaciones jurídicas en las que intervenga” cuando este tenga que ser cubierto por la Universidad; pues bien, en la propuesta de reforma planean agregar “así como a los eventos culturales, deportivos, sociales o de otra índole que organice la Universidad”.

Se imaginan lo que sería para las empresas mexiquenses (micro, pequeñas, medianas y grandes por igual) tener que competir con un organismo del tamaño de la Uaeméx que podría prestar básicamente cualquier servicio a cualquier empresa o gobierno y además pudiera ofrecer mejores precios porque no tiene que pagar impuestos locales por uso de predios, algunos servicios públicos o incluso trámites gubernamentales. ¿No le pierden? Sería el fin de cientos de mipymes y pondría en riesgo incluso a las grandes.

Además aparentemente se fortalece la figura de la Contraloría Universitaria y de la Defensoría de los Derechos de los Universitarios, pero en realidad quedan acotados a los deseos del Consejo Universitario quien tendría facultades para nombrar y remover a los titulares a su antojo; si recordamos los ocho años en el poder de los consejeros ex-oficio (Titular de la Rectoría y directores) evidentemente no habrá contralor ni defensor de los derechos de los universitarios que se oponga a sus deseos o los audite realmente.

Anuncios
La falta de representatividad

El rector Alfredo Barrera Baca dijo haber reunido 6 mil personas en el Estadio de Ciudad Universitaria, más allá de la evidencia de acarreo al evento, y tomando en cuenta que según el documento UAEM en números 2017 publicado por la actual administración como la más reciente numeralia oficial de la institución disponible en su portal, el total de universitarios mexiquenses (alumnos y personal) asciende a 93 mil 682; el apoyo de ayer apenas asciende al 6.4 por ciento de los universitarios.

Por si fuera poca cosa, un grupo de estudiantes se manifestó a la par en Ciudad Universitaria y marchó también para expresar que no se sienten representados ni relacionados con ninguna de las dos propuestas de Ley presentadas en la Legislatura local además de que fijaron su posicionamiento respecto a temas que se abordan en ambas: no a la reelección o ampliación de periodo, fortalecimiento de los mecanismos de transparencia y rendición de cuentas, respeto a los derechos laborales de los trabajadores de la institución pero, sobre todo, a favor de la educación gratuita.

Revisemos algunos tuits de estudiantes de la Uaeméx:

Son pronunciamientos que muestran y evidencian una enorme falta de identidad (pese a que la institución tiene un área dedicada exclusivamente a este tema, parece que alguien no ha hecho su trabajo en varios años) y que resumen el sentir de una comunidad estudiantil que se siente lejana a sus autoridades, que no forman parte de la institución y que solo son usados como “carne de cañón” cuando se presentan situaciones como las que vive hoy la institución.

Es cierto que también han existido manifestaciones a favor, pero no vienen de la comunidad estudiantil sino de maestros, bots o cuentas institucionales:

Incluso se creó una cuenta en estos días para darle más difusión a la campaña “en defensa de la autonomía”

Pero lo que se nota es que hay tres grandes grupos al interior de la Uaeméx en el entorno a la reforma a la Ley de la institución: los que apoyan al Rector, lo que están en contra del Rector y los que les da lo mismo lo que pase mientras no les afecten sus intereses más cercanos; tristemente este último parece ser el más grande.

No es para desestimar la expresión de los universitarios que no sienten representatividad ni en sus autoridades ni en quienes están contra ellas; los factores pueden ser múltiples pero lo cierto es que en un tema que solía reunir a esta comunidad para unificarse y luchar, como lo era la autonomía, hoy no ha funcionado como bandera porque hay un descrédito impresionante de los directivos hacia la comunidad.

La división entre las filas universitarias es grande, las muestras de apoyo que el rector Barrera Baca ha presumido en sus redes sociales son: becarios que dependen de las autoridades para el pago de su apoyo o personal que trabaja en la institución, o doctores Honoris Causa de la institución o cuentas oficiales de la institución. El grupo de apoyo tiene una tendencia clara y marcada: hay un interés extraidentitario de por medio en su mayoría.

En fin que la propuesta de las autoridades universitarias tampoco llena las expectativas de los estudiantes y, tras el análisis, pone en riesgo de convertir a la institución en una especie de ente público con características de empresa privada que en malas manos podría ser terrible para la sociedad mexiquense, sus empresas y la propia Universidad.

Aún quedan muchas cosas en el aire pero ya nos hemos extendido demasiado, prometo que para la siguiente tocamos los pendientes como el pésimo manejo de la crisis por parte de la Uaeméx o el papel de los estudiantes en todo esto, además de un detalle casi invisible pero notorio por su ausencia: la Uaeméx va muy sola en esta contienda y sus llamados de auxilio se han quedado en el aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: