El equivocado y soberbio absolutista INE

No hay mayor eufemismo que pueda ser utilizado por el Instituto Nacional Electoral (INE) que el “Cancha Pareja” para nombrar una serie de reglas que, en esencia, prohiben la compra de publicidad (incluidas las redes sociales) por parte de quienes deseen participar en un proceso de selección de candidatos.

Lorenzo Córdova Vianello, presidente del INE, ha salido a explicar esta medida a través de los medios de comunicación; sí, usando los mismos espacios de debate público cuyo acceso pretende restringir para quienes buscan alcanzar una candidatura a un puesto de elección popular.

El argumento del presidente del INE muestra un dejo de revanchismo “Esta decisión se tomó por parte del INE porque el Tribunal Electoral le mandató emitir una serie de reglas que regularan en qué condiciones y bajo qué modalidades podían aparecer en los tiempos de radio o de televisión que corresponden a los partidos políticos sus dirigentes y voceros”.

Es decir, no se trata de un reglamento que el INE hubiera considerado necesario para generar equidad electoral, es la respuesta a la instrucción (que aparentemente no gustó mucho en el instituto electoral) que dio el Tribunal para generar reglas claras; la respuesta fue sencilla: “reglas quieren, reglas les damos”.

No sería la primera vez que el INE y su presidente reaccionan con soberbia ante las críticas o, en este caso, el mandato de un Tribunal; recordemos que hace dos años se difundió un audio donde Lorenzo Córdova se burla de un líder indígena chichimeca por su forma de hablar, la respuesta institucional a esto fue acusar de espionaje y presentar una denuncia ante la PGR mientras que en lo personal hubo una escueto comentario “una disculpa franca y sin rodeos por mis comentarios filtrados indebidamente”, es decir, perdón por lo que dije pero no debieron escucharlo.

Más recientemente Lorenzo Córdova dio una entrevista en donde nos regala otra joya de autoritarismo y soberbia “Quien menosprecia al INE, menosprecia a la democracia” que nos remite a aquella frase de Luis XIV “El Estado soy yo”; en el caso de lo dicho por Córdova Vianello básicamente centra la democracia en instituto y no en el pueblo en donde reside en realidad.

Ante dichos antecedentes y tras la explicación no pedida del presidente del INE en los medios se comprende entonces que la decisión de esta reglamentación responda más a un intento de castigar a quienes osaron obligar al instituto a pronunciarse sobre un tema que no tenían en agenda y bloquear o al menos restringir el acceso a los sitios de debate.

No es de extrañar entonces que, hasta ayer, existían ya 274 impugnaciones contra la reglamentación emitida por el INE hace un par de semanas entre las que se encuentran las realizadas por siete gobernadores 116 diputados, 52 senadores, 22 empresas de radio y televisión, 59 de ciudadanos más la de la propia Presidencia de la República.

Lo cierto es que las reglas restrictivas emitidas por el INE no garantizan una “cancha pareja”, para que eso ocurra el Instituto tendría que otorgar la misma cantidad de recursos para todos los contendientes así como el mismo tiempo en medios y mismos apoyos durante un proceso electoral, cosa que definitivamente no habrá.

Ninguna elección en el mundo resulta de una equidad absoluta, en las elecciones del año pasado en Estados Unidos la campaña de Donald Trump costó 600 millones de dólares contra los mil 200 que costó la de Hilary Clinton (lo cual también derrumba el mito de que los ganadores son definidos por quien más gasta, pero eso es harina de otro costal); no existió una equidad en el gasto y no pasa nada porque así son las elecciones.

El uso del término “cancha pareja” no solo parece querer justificar la medida sino que, ademas, busca curar en salud a un instituto que será duramente cuestionado en un año sean cuales sean los resultados electorales aprovechando para hacer propaganda a su favor mostrándose como promotores de una democracia que resulta ser solo un ficticio intento de equidad.

El INE parece estar confundiendo equidad con igualdad, ocasionando un verdadero alboroto para el proceso que se viene en 2018 y siendo un factor más de tensión para lo que se observa a futuro. Lejos de parecer que el INE procure dejar en manos de los ciudadanos los proceso electoral, parece, en todo caso, que busca centralizar el poder absoluto de los procesos electorales para que queden totalmente en manos del instituto pues, al parecer en su cabeza, “la democracia son ellos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s