Publicidad para no votar

Pasada la jornada electoral en el Estado de México y a espera de que los tribunales resuelvan las diferentes inconformidades que los partidos irán presentando a lo largo de la semana, vale la pena reflexionar sobre un hecho que parece pasar desapercibido pero que se vuelve muy peligroso para la sociedad en general y tiene que ver con la forma en la que los partidos están llevando sus campañas exacerbando el descontento social.

El tema no solo es recurrente en nuestra entidad, pasó en Nayarit y Coahuila, entidades en las que también se elegiría gobernador pero pasó todavía con más fuerza en las elecciones de Veracruz en donde se renovarían las presidencias municipales; en los cuatro estados, a pesar de llevar distintos intereses u objetivos, los partidos recurrieron al mismo esquema de campaña: la descalificación del gobierno y el avivar los rencores pueden ser ingredientes de muy alto riesgo.

Queda claro que la intención manifiesta de los partidos es obtener/mantener el poder político pero el costo es altísimo; el caso del Estado de México es ejemplar: La administración que está a un par de meses de concluir fue terrible, quizás la peor de los últimos tiempos, el gobernador y su equipo se ha dedicado más a popularizar su imagen que a cuidarla obteniendo un muy alto reconocimiento en las encuestas pero con calificaciones pésimas calificaciones en cuanto a eficiencia y logros.

El electorado lo dejó muy en claro en el proceso, el descontento de la gente se enfocó en  contra del partido en el poder y no tanto en contra del candidato, al que lo más que se le pudo criticar fue un tema durante su paso en Banobras en el que ni siquiera se le involucró directamente; todo el enojo de la población mexiquense se centró en votar contra el PRI por las condiciones en que se encuentra la entidad.

La percepción de inseguridad se encuentra en su punto más alto, el sentimiento de que la autoridad actúa de manera injusta se ha incrementado, la sensación de que los delitos se quedan en la impunidad es cada vez mayor; esas son las armas que se utilizaron en las campañas para buscar que el sentimiento de odio y de rencor se volcaran en contra del partido en el poder, buscando que el ciudadanía lo castigara.

En consecuencia, podemos ver un sentimiento de frustración y de resentimiento respecto a los resultados de la elección y es natural, después de tanto odio y de luchar por castigar a quien creemos que es responsable de lo que está ocurriendo aún así no se pudo y eso genera todas esas emociones que hoy existen en buena parte de la gente de la entidad que albergaba la esperanza de castigo.

Por eso es que el llamado de los priistas hacia su militancia fue de prudencia y recato, porque cualquier manifestación de alegría desmesurada por el triunfo habría sido la chispa que desbocara todas esas emociones en posibles actos violentos que, hasta el momento y afortunadamente, no se han dado pero que siguen latentes en el escenario de lo que se viene a corto plazo en la entidad.

Los estudios sobre campañas comerciales o políticas indican claramente que están deben buscar la manera de conectar con alguna emoción o un sentimiento de la gente porque ese será el motor de la acción que se pretende conseguir (comprar, votar, donar, etc.) pero eso no significa que todas las campañas tengan que centrarse en emociones negativas sino, por el contrario, buscar las emociones positivas.

Los publicistas políticos de las pasadas contiendas intentaron conectar con sentimientos negativos (ira, odio, rencor, coraje) para después dirigirlos hacia los partidos o candidatos rivales sin entender que los sentimientos negativos generan acciones negativas, es decir, el sentimiento de odio no buscaba que el ciudadano votara por “mi candidato” sino que no lo hiciera por “los otros candidatos”; así, las campañas se enfocaron en que la gente no votara.

Sin importar el resultado final de la elección, ganara quien ganara o perdiera quien perdiera, la sensación de frustración del electorado habría sido la misma porque el en esta lucha de emociones de odio alguien no iba a poder alcanzar su objetivo; es decir, si el PRI no hubiese ganado y Morena se hubiera levantado con la victoria, el sentimiento de frustración sobre el proceso habría sido dirigido hacia la imposibilidad de cerrarle el paso a López Obrador hacia la Presidencia de la República en 2018, las acusaciones de fraude y los intentos de anular la elección estarían del lado de los tricolores y los llamados de respeto a la voluntad de la gente manifestada en las urnas del lado de los morenistas.

El irresponsable manejo de las campañas enfocadas en ganar por ganar deja un terreno social árido para la construcción y fértil para la violencia; el ganador de la elección, sea quien fuere, tendría que enfocarse en encontrar la manera de reconstituir el tejidos social y eso solo se puede hacer a través de la búsqueda de proyectar la sensación de justicia a otro elemento que no es otro que el de la corrupción; quien llegue a la gubernatura (aunque la elección nos dice que sería Alfredo del Mazo, oficialmente aún resta el desahogo en tribunales) debe encontrar la manera de mostrarle a la gente que habrá justicia y que se luchará contra la corrupción; la forma en que se hicieron las campañas no deja otra salida.

El que se haya utilizado la publicidad de manera negativa, en la búsqueda de no votar por el otro, genera como consecuencia la necesidad de restaurar el sentimiento que dio origen a la emoción de odio, la sociedad no podrá abandonar esta sensación de coraje, de rabia, a menos que reciba un estímulo en contra de aquello que lo generó, es decir la percepción de injusticia, por lo que la única manera de recomponer la sensación que dejaron las campañas es realizar un acto de justicia inmediato y contundente por parte de las autoridades que recién llegarán, la pregunta que queda en el aire es ¿estarán dispuestos a hacerlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s