Duda razonable

Aun sin que los resultados de la elección estatal sean definitivos, mucha es la información que se debe digerir para el análisis de los resultados; como lo anticipé en mi columna de Milenio Estado de México del 15 de mayo ¿Por qué ganará Del Mazo? la victoria del candidato priista se debió a los municipios el sur y norte de la entidad siendo el distrito de Valle de Bravo el que más votos aportó a esta causa.
Sin embargo, llama la atención que municipios tradicionalmente priistas como Coacalco, Tultitlán y Tecamac, hayan sido vencidos por Morena pero resalta entre ellos Ecatepec: los cuatro distritos que representa el municipio del actual gobernador Eruviel Ávila optaron por la propuesta que representaba Delfina Gómez Álvarez.
Esta curiosa circunstancia ha comenzado a generar cierta suspicacia entre los priistas y, particularmente, entre los círculos más cercanos al presidente Enrique Peña Nieto, y al candidato Alfredo Del Mazo Maza, quienes aún deben tener muy presente que hace seis años Ávila Villegas se interpuso “a la mala” (a través de presionar con retirar, entonces, el apoyo de los municipios que el domingo no votaron por el PRI y ofrecerlos al PRD que en su momento parecía ofrecer batalla con Alejandro Encinas como su candidato) para alcanzar su objetivo de la gubernatura.
Si a lo anterior le sumamos que la muy mala campaña de Del Mazo estuvo siempre en manos de quienes llevaban la Comunicación Social de la gubernatura, el priismo mexiquense y nacional tiene una duda razonable y pone en tela de juicio las lealtades del mandatario estatal, el cuestionamiento principal es si se puede confiar en él y, más aún, si se puede contar con él para 2018.
La sospecha, en realidad, surgió desde antes de la elección; algunos priistas de la “old school” comentaban muy en corto que las lealtades del gobernador estarían con quien le garantizara no investigar su administración. Las reuniones de sus operadores con representantes de los partidos de oposición durante el proceso electoral (documentadas en varios medios) refuerzan la hipótesis e incrementan las dudas.
Lo cierto es que Alfredo del Mazo logró una pírrica victoria que aún deberá superar la lucha en tribunales donde la operación puede quedar lejos de las manos del mandatario estatal y más cerca de la Presidencia de la República acostumbrada al trato directo entre Poderes con el Judicial.
En caso de que se confirme que Eruviel negoció con Morena los votos de los municipios que controla a cambio de impunidad, Del Mazo tendrá una extraordinaria y poderosa herramienta de legitimación de su mandato al poder iniciar una investigación exhaustiva a la actual administración, con detenidos incluidos, lo que fortalecería de inmediato su imagen y le permitiría contar con un mayor margen de maniobra para el resto de su sexenio.
Por lo que toca al mandatario estatal, le guste o no, deberá buscar la manera de recuperar rápidamente la credibilidad y confianza de los priistas mexiquenses pero el costo será alto pues ello implica reconocer que ya no tiene el control de sus municipios y, por tanto, que ya no cuenta con la fuerza necesaria para influir en una elección, en caso contrario estaría reconociendo que la victoria de Morena en esos municipios en particular fue operada por su gente.
Aún no son los tiempos de llamar a cuentas a los involucrados en la elección, el enfoque en este momento debe estar puesto en la defensa del resultado para el PRI; pero la duda razonable se mantiene ahí, flotando en el aire como un fantasma que reclama el alma de una posible traición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s